Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Esther Méndez de Andés’

villa_excelsior_luarca

Ramón y Belén tienen un blog con un nombre (“Mis viajes y sensaciones”) que ya lo explica todo. Han estado por la casa y me envían un enlace a la entrada que han hecho sobre Villa E en su blog, que podéis visitar si pincháis en el nombre.

A pesar de todos estos años, resulta al menos curioso comprobar que la casa sigue fascinando a todo el que pasa por allí, independientemente del estado ruinoso que demuestran las fotos de su blog. La verdad es que a mí me cuesta cada vez más ver estas fotos de ahora mismo, todas las que encuentro o que alguien me envía y me enseñan la dejadez y el abandono en que se encuentra Villa Excélsior.

Gracias a Ramón y Belén, y bienvenidos a esta vuestra casa.

Anuncios

Read Full Post »

villa-excelsior-jccortina

La preciosísima foto de Juan Carlos Cortina que he encontrado por la red. Merece la pena (mucho) echar un vistazo a sus galerías: http://www.jccortina.com

Read Full Post »

Mi vida está llena de coincidencias extrañas, supongo que como la de todos. Ahora, Víctor Madera y yo tenemos algo más en común.
En La Nueva España lo coronan como “salvador de palacios en ruinas”… En lo que respecta al nuestro, a ver si se pone las pilas.

victor-madera_1
victormadera_2

Read Full Post »

13178844_565650763603591_857302846871399676_n

Esther Rubio tiene en su blog (http://lacpulaverde.blogspot.com.es) esta preciosa foto de Christian Fuertes Estrada como cabecera. No sé si tiene más, pero me encantaría que las compartiese con nosotros. ¡Por fin cuelgo algo bonito!

Algunos habréis notado que he borrado la entrada anterior con unas fotos que no me gustaron nada. Bueno, la persona que aparecía en las fotos se puso en contacto conmigo, se explicó, se disculpó, le creí, y he decidido borrar una entrada que no me gustó nada colgar. Todos contentos.

Read Full Post »

Villa Excelsior Abril 2016 (1)

El Trasgu me envía más fotos de la casa tras la limpieza del jardín que ya os conté en la entrada anterior. Impresiona bastante ver cómo está la fachada principal, cómo han desaparecido las ventanas, etc. El Trasgu, que es mucho más positivo que yo, parece optimista con la limpieza y con el estado del esqueleto de la casa, y anda a la espera de noticias como todos. Mientras, es mi corresponsal en el lugar de los hechos. Gracias, Trasgu, y besos.

Read Full Post »

fef723cd8a53c0ca1a829050cce3b577

Me escribe el Trasgu (gracias mil)  para contarme que este fin de semana han limpiado todo el jardín (o lo que queda de él). ¿Significa esto algo? ¿O será que se han llevado la hierba para las vacas? Veremos.

14786ceedb0f5d6998a18088d2a8e870

41f603a85744c5215f51127e9d7bedb9

Read Full Post »

_MG_6029-Bleach_RED

Cuando David me envió esta foto, pensé: “¿Pero qué coño…?”
Debo decir que lo primero que sentí fue algo en el estómago, algo no muy agradable. Y enseguida supe por qué: la primera vez que vi a Esther, aquel primer día que nos colamos en la casa sin saber de su existencia, ella estaba más o menos ahí, donde aparece la modelo en la fotografía, quizás un poco más a la izquierda y, sin duda, en una actitud diferente… Yo levanté la cabeza y vi a Esther ahí asomada, mirando asustada (?) cómo una panda de extraños se paseaban alrededor de su mesa de billar sin que nadie los hubiese invitado. Esther se agarraba a la barandilla también de una manera muy diferente a la modelo, casi como un pajarito a un cable del teléfono bajo la lluvia, mirándonos desde arriba sin articular palabra.
David sabe que cuando vi esta foto por primera vez me chocó tanto que no fui capaz de pensar en la foto en sí. No fui capaz de pensar nada, la verdad. No vi fotografía, ni arte, ni belleza ni nada. Creo que solo vi una extraña ocupando el lugar de mi fantasma favorito. Desnuda.
Y yo, aunque no tengo problema alguno con desnudeces o fantasmas, me quedé un poco sin saber qué decir, por lo que decidí darme algo más de tiempo y observar con detenimiento ésta y las otras fotos que David me envió. Y no sé cuándo -ni estoy seguro de si las palabras que David me escribió influyeron también-, pero de pronto vi unas preciosas fotos de una modelo desnuda en una increíble casa abandonada. Eso era todo. Y era mucho, porque siempre he tenido la sensación de que mi implicación con esta casa es un síntoma más de esta estúpida nostalgia enfermiza que solo a veces consigo quitarme de encima. Y estas fotos habían conseguido, al menos por un rato, que mirara la casa y sus fantasmas desde muy, muy lejos.
David Semuret se me presentó como “un amante de la fotografía”. ¿Cuándo un amante de la fotografía puede autodenominarse “fotógrafo”? ¿Cuando vive de ello? No sé. Para mí David, desde el primer momento, fue un fotógrafo que me escribió muy atentamente ofreciéndome sus fotografías para el blog. Cotilleé su flickr y otras páginas para saber algo más de él, pero han sido los correos y algunas frases bonitas que hemos intercambiado lo que me han llevado a dedicarle tantas líneas.
Le pedí a David que escribiese algo para presentar sus fotos, quién mejor que él para hacerlo, y es el precioso texto que aparece tras las miniaturas.
Quiero aclarar que no es intención de David (ni mucho menos mía) ofender a nadie con estas fotos. Y no sé si alguien está esperando que yo opine sobre ellas, sobre las sensaciones que producen o nuestras viejas disquisiciones acerca del abandono patente en el que se encuentra la villa por parte de la propiedad, lo fácil que resulta colarse, etc… Pero no, no voy a opinar porque lo que estoy deseando es ver y leer vuestras reacciones.
Gracias de nuevo, David.

 _MG_6061-Detail_RED _MG_6041-Detail_RED _MG_6010-Detail_RED _MG_6006-Tonal_RED  _MG_6026-Darkcontrast_RED _MG_6019-tonal_RED

Visitar Villa Excelsior sin duda conlleva pagar un caro peaje. No sale gratis. Aquella tarde de finales de agosto mis ojos se dieron de bruces con una de las casas más impresionantes que jamás había visitado. Arrastrándome entre zarzas, sorteando campos de ortigas, no podía dejar de mirar aquella esbelta torre que aún con chulería castiza me señalaba entre la selva en la que me encontraba. De espíritu arrogante, me invitaba a entrar a conocer sus turbios secretos, ser por unas horas cómplice de su abandono. Al atravesar sus muros el alma herida de la casa me traspasó igual que una aguja con hilo de plata, tejiendo un nudo en mi estómago. Y sentí los lamentos que silenciosos brotaban de cada una de sus amenazantes grietas, de sus suelos putrefactos, de su lujo arrebatado. Y se desnudó ante mí como una mujer mancillada, como una flor deshojada, como una sirena varada. La amé sin lujuria, la desee sin control y la abracé con quietud sintiendo su lenta agonía. Y a la hora de la partida hundió su temblorosa mano en mi interior arrancándome un pedazo de mi propio ser. Ahora me perteneces, me susurró al oído, mientras al alejarme vislumbré entre lágrimas como unas oscuras sombras comenzaban a devorarla lentamente.

David Semuret (Octubre, 2015)

Read Full Post »

Older Posts »