Feeds:
Entradas
Comentarios

La primera vez que estuve en Villa Excélsior fue en noviembre de 1990 ó 1991, no lo recuerdo bien.
Cuando viajas, hay lugares, personas y cosas que marcan tu vida para siempre. O al menos esa es la sensación que tengo yo de mi primera visita a Villa Excélsior, de mis recorridos adolescentes por las carreteras del interior montañoso de la provincia de Alicante, de muchas de mis excursiones por la Asturias profunda de hace muchos años y que se parecía tan poco a la actual. Eso en casa, claro. Y más lejos, de todo lo que concierne a la India, que es un sitio inexplicable; de la contemplación de Manhattan al atardecer desde el River Café, de los delfines cantando en la proa de nuestro barco en algún punto perdido del océano; de la gente de Cuba, por ejemplo; o las tormentas, los colores de la tierra y del mar de tantos y tantos sitios: comidas, olores, miles de miradas…
Encontré Villa Excélsior de casualidad, un día muy gris y frío, acompañado de unos amigos que dejaron de serlo y de un novio que también.
No puedo explicar aquí y ahora qué supuso para mí, para todos nosotros, aquella primera visita a ese lugar mágico. Me costó escribir un libro entero que no acabaré nunca y no leerá nadie; un novelón interminable, fruto del impacto que aquella inocente excursión me produjo, de lo absurdo de mis interiores y de que me sobraba mucho tiempo. Y no fue solo la casa (que era una ruina maravillosa), ni el jardín (una selva entonces y un erial deprimente ahora), sino que por aquel entonces Villa Excélsior aún estaba habitada por un fantasma de carne y hueso (poca carne, la verdad) que nos contó historias, grandezas antiguas y penas de ese momento, dejándonos encima una carga pesada de moho, frío y soledad a mantas. El día gris y lluvioso que pasamos con aquella mujer me dejó toda la noche (todo el mes, todo el año) helado y triste. Repito: no puedo explicarlo ahora. No creo explicarlo muy bien en el libro tampoco, pero le he dedicado páginas y páginas, así que sería más fácil hacerse una idea si se leyera (si se acabara, si se publicase).
Volví a Villa Excélsior alguna vez más en vida de mi fantasma, la primera pocos meses después, para encontrarla más animada, más alegre y con mejor aspecto. Mi novio (al que aún no había conseguido reconvertir), que era y es mucho más decidido y listo que yo, consiguió adecentar al fantasma, plantarle una peluca rubia y un ajado visón que encontramos en algún armario, para llevárnosla a comer fuera, una reina paseando por sus dominios. Hubo más historias y también menos hechizo.
Han pasado 18 años y hace unos meses volví de nuevo a Villa Excélsior. Y creo que no debí hacerlo. Sabía que mi fantasma había muerto años atrás, así que no sabía qué me iba a encontrar. La casa de mis sueños, de mis pesadillas, al menos exteriormente, sigue prácticamente igual, es decir, hecha una ruina. No sé de quién será ahora, si es que la familia al final consiguió vender aquello tras la muerte de Esther. Pero nadie parecía haber hecho nada. No pude entrar como las otras veces, pero casi preferí no hacerlo. Recordaba la ruina llena de lluvia y de muebles preciosos, las paredes enteladas, los baños, el cuartito del torreón…, y no quería entrar y no encontrar nada de todo eso.
El jardín de Villa Excélsior, que da nombre a este blog y que yo no conocí en sus buenos tiempos, no existía en absoluto. Los grandes árboles que conservo en mi memoria, los frutales, los bancos, la maleza…, todo ha desaparecido, o casi todo. Sólo vi unas tristes cabras comiéndoselo todo, un caballo famélico que se acercó rápido a la verja de entrada y un triste perrito que ladró tres veces, gruñó un poco más y se tumbó debajo de un carro que alguien había dejado allí.

(La foto utilizada es de Ura2006)

VIDEO VILLA EXCELSIOR 1990-1991:

Videos de 2011:

Villa Excélsior 2011 parte 1

Villa Excélsior 2011 parte 2

Mucha más información, comentarios y fotos sobre Villa Excélsior en las entradas siguientes y en los enlaces (“Más Villa Excélsior”).

No dejéis de leer los comentarios a cada entrada.

VILLA EXCELSIOR, 1912

Villa Excelsior 1912

Tarsila Smith, largamente añorada por estos pagos, me envía esta preciosa fotografía de una Villa Excélsior recién salida del horno, algo que ella ya sabe cuánto le agradezco. También me desmiente los rumores que me llegaron de que Tarsila hija había muerto, explicándome que va a cumplir 102 años y se encuentra estupendamente. Y de paso me ha señalado ciertas deficiencias en los planos que espero haber corregido (más o menos). También me envía la foto de los hermanos que hay debajo.
Por otro lado, parte del 12J estuvo de excursión por Luarca (a zampar) a escuchar la charla que dio Marta Llavona en el Casino de Luarca y a la que siento mucho no haber podido asistir. Me enviaron algunas fotos de cómo está aquello y de cómo no se está haciendo nada de nada y el jardín empieza a ser la selva que yo conocí, solo que a peor. Ya nos temíamos que esto sucediese, pero la sospecha no quita que me de muchísima pena ver como, al final, acabaremos perdiendo esta maravillosa casa para siempre.
Gracias una vez más, srta. Smith. El café lo pagaré yo.

Esrher y hermanos2

Continuar leyendo »

PLANTA SEGUNDA Y TORREON

PSegundaytorreon

Muy tarde, pero aquí está por fin el plano que me faltaba de la villa. No, que nadie espere el sótano, que no estoy por la labor…
Como ya comenté, estos croquis son una aproximación.
Y volver a dar las gracias a Quique, a Silvia y a todos los que alguna vez han enviado fotos (especialmente el club del 12J), sin los que hubiese sido imposible hacer esto.

PLANTA PRIMERA

PPrimera

PLANTA BAJA

PBaja

Hace mucho tiempo que quería hacer unos planos “decentes” de la villa para colgarlos aquí. Pero por falta de tiempo, de memoria y de datos, nunca lo he hecho. El 12J tomé algunas notas en un sobre (como realmente no pensábamos entrar en la casa, no iba NADA preparado), y el sobre se perdió en la tormenta de aquel día o en el descontrol que me caracteriza. Así que me quedé sin nada.
La srta. Smith me envió hace tiempo unos esquemas muy rudimentarios de la casa de su abuela pero (lo siento, S), eran DEMASIADO rudimentarios (en honor a la verdad, he de decir que me están viniendo bastante bien ahora).
Y no ha sido hasta que de nuevo Quique, nuestro colaborador más joven, me ha hecho un regalo, que no me he decidido a ponerme y dibujar un poco.
Sin avisar, Quique va un dia y deja un comentario diciendo: “Tengo los planos de la casa”, y ya está.
Quique, que debería ser arqueólogo, encontró, enterrados entre los escombros de la casa, unos papeles con unos esquemas de la estructura de la casa. Unos esquemas que supongo de trabajo del estudio de arquitectura que está haciendo (o ha hecho) el proyecto de rehabilitación de la casa (el mismo que ha dado la callada por respuesta a mis misivas), con una serie de detalles estructurales, etc. Quien tomase estas notas debe ser como yo, un desastre, y las perdió. O la casa tiene algún embrujo anti arquitectos.
Total, que gracias a los esquemas que me envió Quique puedo ir reconstruyendo estos planos que, advierto, no son exactos en sus proporciones, ya que parto de unas fotos de los papeles (sucios) que encontró Quique… En los próximos días, según vaya rematando el resto de plantas, las iré colgando.
Espero que Quique sepa lo mucho que le agradezco todo esto. Desde aquí le envío un fuerte abrazo.

AERIAL

La villa desde el aire, cortesía de www.futurhobby.com y A. Díaz

Villa excelsior aérea 1

 

Villa Excelsior aérea 2

 

REVIVIĜO

Maria_Vex (2)

Hace cinco años, cuando comencé este blog, tenía la esperanza secreta de que alguien de la familia Méndez de Andés se volcara en enviarme información, fotos, planos, cartas… Pero no fue así. Quizá fuese una ingenuidad por mi parte pero, por informaciones que yo tenía, a buena parte de la familia le importaba un pimiento todo lo relacionado con la casa y con el resto de la familia, o al menos lo suficiente poco como para no importarles enviarme lo que tuviesen. Pero nada.
Después apareció T, nieta de Tarsila, que tuvo la amabilidad de enviarme alguna foto y con quien pensé podría reunirme algún día, comentar y que me comentase y desmientiese todo sobre la villa. Pero tampoco fue así. Quizás esté equivocado, pero creo que el tema de la venta de la casa “se interpuso” entre nosotros. Yo soy desconfiado por naturaleza y no entendí algunas cosas. Y si me equivoqué, lo siento. De todos modos, creo que fue T quien pasó de nuestro amor imposible.
Y como habréis leído, ahora nos ha comentado M, hermana de T y nieta también, claro, de Tarsila (alive and kicking). Bueno, hemos quedado en quedar. Mientras tanto, María me envía estas fotos actuales de una de las lámparas del billar, otro de los famosos toalleros y del lavabo que aparece en el minuto 4:09 del primer vídeo que colgué. Desde luego, han pasado a mejor vida, aunque no deje de chirriarme un poco verlos fuera de la villa donde, sin duda, habrían sido robados o destrozados.
Mi lavabo del 4:09 reluce como si fuese nuevo.
Le doy mil gracias a María y espero que, esta vez sí, pueda tomarme una copita con alguien tan cercano a la villa como ella y charlar.

Maria_Vex (5) Maria_Vex (4) Maria_Vex (3) Maria_Vex

DĒSŌLĀTIŌ

DSC07549

Tras todo este parón (desde mayo, nada menos), vuelvo gracias a Ramón (una vez más), que me envía estas fotos tan “poéticamente desoladoras”. Como estas cosas me dejan un poco sin palabras, transcribiré alguna de las suyas:

Hola Z, ¿cómo va el verano?… espero que sea bueno.
Te envío algunas fotos de V.E.; no sé si las tendrás de hace poco tiempo… Verás que  hay un andamio montado en el salón interior hasta el lucernario, parece que se retiraron todas las vidrieras en él (tanto rotas como sanas), al igual que las de las ventanas.
Puedes observar que en la habitación del torreón se aprecian catas en la pared, así como vigas metálicas del forjado. No soy entendido en arquitectura, pero las vigas de madera que vi, parecen estar aceptables…, así como el tejado. Las losetas verdes parece que cumplen bien para sus años, es un pequeño consuelo para mí que pueda aguantar aún. Lo deplorable son los suelos y cubiertas de los techos, esas tiras de madera recubiertas se ven muy frágiles… así que aparte de los elementos, si los vándalos tiran de cables, tuberías, etc, el efecto es devastador.
Me da mucha pena ver los marcos y ventanas desmontadas, ya que, si finalmente se rehabilita la casa, seguramente colocarán otras con mejores criterios energéticos, pero no tendrán ese sabor clásico. En cuanto a la cerámica almacenada… quién sabe!! En mi opinión, si se restaura, se puede uno olvidar de su distribución interior, a no ser que esté con un elevado nivel de catalogación que impida modificaciones, lo cual desconozco. En el blog, seguro que hay gente que sepa estas cosas.
Lo que no tengo en la memoria, es si tenía un estanque. Yo creo que sí , y estaría ubicado a la izquierda del camino desde la verja de entrada.
En el recogebolas del billar, alguien depositó una flor… Menudo detalle al abrirlo!! tanta sensibilidad dentro de la desolación. La estupenda escalera del torreón, creo que no necesita mucho trabajo para lucir como nueva… y las vigas metálicas, parecen estar sólidas. Cuánto durará?… el tiempo nos lo dirá…
La bañera de la última planta, puesta sobre sus patas… y la azotea, con los típicos graffitis de algún insensato.

Gracias como siempre, Ramón.

??????????????????????????????? ??????????????????????????????? ??????????????????????????????? ??????????????????????????????? DSC07590 DSC07573 DSC07572 DSC07571 ??????????????????????????????? DSC07689 ??????????????????????????????? DSC07651

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 82 seguidores