Feeds:
Entradas
Comentarios

VILLA EXCELSIOR – PRESENTACION (Zanobbi, Mayo 2008)

La primera vez que estuve en Villa Excélsior fue en noviembre de 1990 ó 1991, no lo recuerdo bien.
Cuando viajas, hay lugares, personas y cosas que marcan tu vida para siempre. O al menos esa es la sensación que tengo yo de mi primera visita a Villa Excélsior, de mis recorridos adolescentes por las carreteras del interior montañoso de la provincia de Alicante, de muchas de mis excursiones por la Asturias profunda de hace muchos años y que se parecía tan poco a la actual. Eso en casa, claro. Y más lejos, de todo lo que concierne a la India, que es un sitio inexplicable; de la contemplación de Manhattan al atardecer desde el River Café, los delfines cantando en la proa de nuestro barco en algún punto perdido del océano o de la gente de Cuba, por ejemplo; o las tormentas, los colores de la tierra y del mar de tantos y tantos sitios: comidas, olores, miles de miradas…
Encontré Villa Excélsior de casualidad, un día muy gris y frío, acompañado de unos amigos que dejaron de serlo y de un novio que también.
No puedo explicar aquí y ahora qué supuso para mí, para todos nosotros, aquella primera visita a ese lugar mágico. Me costó escribir un libro entero un novelón interminable fruto del impacto que aquella inocente excursión produjo en mí, de lo absurdo de mis interiores y de que me sobraba mucho tiempo. Y no fue solo la casa (que era una ruina maravillosa), ni el jardín (una selva entonces y un erial deprimente ahora), sino que por aquel entonces Villa Excélsior aún estaba habitada por un fantasma de carne y hueso (poca carne, la verdad) que nos contó historias, grandezas antiguas y penas de ese momento, dejándonos encima una carga pesada de moho, frío y soledad a mantas. El día gris y lluvioso que pasamos con aquella mujer me dejó toda la noche (todo el mes, todo el año) helado y triste. Repito: no puedo explicarlo ahora. No creo explicarlo muy bien en el libro tampoco.
Volví a Villa Excélsior varias veces más en vida de mi fantasma, la primera pocos meses después, para encontrarla más animada, más alegre y con mejor aspecto. Mi novio (al que aún no había conseguido reconvertir), que era y es mucho más decidido que yo, consiguió adecentar al fantasma, plantarle una peluca rubia y un ajado visón que encontramos en algún armario, para llevárnosla a comer fuera, una reina paseando por sus dominios. Hubo más historias y también menos hechizo.
Han pasado 18 años y hace unos meses volví de nuevo a Villa Excélsior. Y creo que no debí hacerlo. Sabía que mi fantasma había muerto años atrás, así que no sabía qué me iba a encontrar. La casa de mis sueños, de mis pesadillas, al menos exteriormente, sigue prácticamente igual, es decir, hecha una ruina. No sé de quién será ahora, si es que la familia al final consiguió vender aquello tras la muerte de Esther, pero nadie parecía haber hecho nada. No pude entrar como las otras veces, aunque casi preferí no hacerlo. Recordaba la ruina llena de lluvia y muebles preciosos, las paredes enteladas, los baños, el cuartito del torreón…, y no quería entrar y no encontrar nada de todo eso.
El jardín de Villa Excélsior, que da nombre a este blog y que yo no conocí en sus buenos tiempos, no existía en absoluto. Los grandes árboles que conservo en mi memoria, los frutales, los bancos, la maleza…, todo ha desaparecido, o casi todo. Sólo vi unas tristes cabras comiéndoselo todo, un caballo famélico que se acercó rápido a la verja de entrada y un triste perrito que ladró tres veces, gruñó un poco más y se tumbó debajo de un carro que alguien había dejado allí.

(La foto utilizada es de Ura2006)

VIDEO VILLA EXCELSIOR 1990-1991:

Videos de 2011:

Villa Excélsior 2011 parte 1

Villa Excélsior 2011 parte 2

Mucha más información, comentarios y fotos sobre Villa Excélsior en las entradas siguientes.

 

…SI LA DICHA ES BUENA

img_8006Nuestro más ilustre corresponsal, El Trasgu, me envía unas fotos de algo que parece irreal, que da hasta un poquito de miedo.
Pues sí, señoras y señores: tras años de espera (de indignación?), parece que por fin se va a hacer algo con la casa de nuestros amores. Aunque a estas alturas sigo sin saber qué: ¿hotel? (por aquí algunos ya se están peleando por las habitaciones), ¿vivienda particular? (un poco pretencioso, con la que está cayendo), ¿convento de ursulinas? (mi opción favorita)… Da igual. O quizás no.
Cruzaremos los dedos para que la restauración nos deje boquiabiertos de placer y no de horror, me conozco bien el gremio. De una cosa estoy seguro: hay cosas que no podrán ser restauradas, que poco tienen que ver con la piel o los intestinos de la villa.
Por una vez dejaré a un lado mi pesimismo habitual y me alegraré profundamente de ver esto.
Gracias mil al Trasgu, que siempre se acuerda de mí a pesar de todo. Muchos besos.

img_8007

DRONES

villa-excelsior-dron

Gracias a David Alonso Quilez, os dejo el enlace a un vídeo muy curioso que alguien ha hecho con un dron, donde se aprecia la limpieza de la parcela y la presencia de máquinas y contenedores. También tiene imágenes del interior y algunas con fotografías de las que nunca estaría de más mencionar la procedencia. Por lo demás, es un vídeo estupendo para apreciar el volumen y la espectacularidad de la casa:

https://www.youtube.com/watch?v=dJjmuDuwTwg&t=63s

UNA LARGUÍSIMA RESACA

villa-excelsior-2013-9

El título de esta entrada está sacado del blog de Alejandro Braña, “Asturias por descubrir”, donde ha colgado nuevas fotos de la casa y ha escrito algo sobre indignaciones, tristezas y larguísimas resacas con lo que no puedo estar más de acuerdo.
Hace tres años Alejandro ya colgó unas fotos que en su momento no pude publicar aquí, y esta vez me he vuelto a poner en contacto con él para pedirle permiso para aquellas de entonces, tan luminosas, y para estas nuevas, tan tristes.
Y a la hora de escoger una para el encabezamiento, pensaba que debía elegir una de las nuevas, pero no he podido. Las fotos de 2013 están (a pesar de la ruina más que anunciada) tan llenas de luz, de ¿esperanza?, en comparación con estas nuevas de 2016, que al final me he decidido por esa que me encanta.
Volver a darle las gracias a Alejandro por permitirme usar todo esto. Tenemos resacas pendientes.

2016

 

2013

viajesysensaciones.com

villa_excelsior_luarca

Ramón y Belén tienen un blog con un nombre (“Mis viajes y sensaciones”) que ya lo explica todo. Han estado por la casa y me envían un enlace a la entrada que han hecho sobre Villa E en su blog, que podéis visitar si pincháis en el nombre.

A pesar de todos estos años, resulta al menos curioso comprobar que la casa sigue fascinando a todo el que pasa por allí, independientemente del estado ruinoso que demuestran las fotos de su blog. La verdad es que a mí me cuesta cada vez más ver estas fotos de ahora mismo, todas las que encuentro o que alguien me envía y me enseñan la dejadez y el abandono en que se encuentra Villa Excélsior.

Gracias a Ramón y Belén, y bienvenidos a esta vuestra casa.

NOITE

villa-excelsior-jccortina

La preciosísima foto de Juan Carlos Cortina que he encontrado por la red. Merece la pena (mucho) echar un vistazo a sus galerías: http://www.jccortina.com

FRESENIUS MON AMOUR

Mi vida está llena de coincidencias extrañas, supongo que como la de todos. Ahora, Víctor Madera y yo tenemos algo más en común.
En La Nueva España lo coronan como “salvador de palacios en ruinas”… En lo que respecta al nuestro, a ver si se pone las pilas.

victor-madera_1
victormadera_2

JULIO 2016

13178844_565650763603591_857302846871399676_n

Esther Rubio tiene en su blog (http://lacpulaverde.blogspot.com.es) esta preciosa foto de Christian Fuertes Estrada como cabecera. No sé si tiene más, pero me encantaría que las compartiese con nosotros. ¡Por fin cuelgo algo bonito!

Algunos habréis notado que he borrado la entrada anterior con unas fotos que no me gustaron nada. Bueno, la persona que aparecía en las fotos se puso en contacto conmigo, se explicó, se disculpó, le creí, y he decidido borrar una entrada que no me gustó nada colgar. Todos contentos.