Feeds:
Entradas
Comentarios

La primera vez que estuve en Villa Excélsior fue en noviembre de 1990 ó 1991, no lo recuerdo bien.
Cuando viajas, hay lugares, personas y cosas que marcan tu vida para siempre. O al menos esa es la sensación que tengo yo de mi primera visita a Villa Excélsior, de mis recorridos adolescentes por las carreteras del interior montañoso de la provincia de Alicante, de muchas de mis excursiones por la Asturias profunda de hace muchos años y que se parecía tan poco a la actual. Eso en casa, claro. Y más lejos, de todo lo que concierne a la India, que es un sitio inexplicable; de la contemplación de Manhattan al atardecer desde el River Café, de los delfines cantando en la proa de nuestro barco en algún punto perdido del océano; de la gente de Cuba, por ejemplo; o las tormentas, los colores de la tierra y del mar de tantos y tantos sitios: comidas, olores, miles de miradas…
Encontré Villa Excélsior de casualidad, un día muy gris y frío, acompañado de unos amigos que dejaron de serlo y de un novio que también.
No puedo explicar aquí y ahora qué supuso para mí, para todos nosotros, aquella primera visita a ese lugar mágico. Me costó escribir un libro entero que no acabaré nunca y no leerá nadie; un novelón interminable, fruto del impacto que aquella inocente excursión me produjo, de lo absurdo de mis interiores y de que me sobraba mucho tiempo. Y no fue solo la casa (que era una ruina maravillosa), ni el jardín (una selva entonces y un erial deprimente ahora), sino que por aquel entonces Villa Excélsior aún estaba habitada por un fantasma de carne y hueso (poca carne, la verdad) que nos contó historias, grandezas antiguas y penas de ese momento, dejándonos encima una carga pesada de moho, frío y soledad a mantas. El día gris y lluvioso que pasamos con aquella mujer me dejó toda la noche (todo el mes, todo el año) helado y triste. Repito: no puedo explicarlo ahora. No creo explicarlo muy bien en el libro tampoco, pero le he dedicado páginas y páginas, así que sería más fácil hacerse una idea si se leyera (si se acabara, si se publicase).
Volví a Villa Excélsior alguna vez más en vida de mi fantasma, la primera pocos meses después, para encontrarla más animada, más alegre y con mejor aspecto. Mi novio (al que aún no había conseguido reconvertir), que era y es mucho más decidido y listo que yo, consiguió adecentar al fantasma, plantarle una peluca rubia y un ajado visón que encontramos en algún armario, para llevárnosla a comer fuera, una reina paseando por sus dominios. Hubo más historias y también menos hechizo.
Han pasado 18 años y hace unos meses volví de nuevo a Villa Excélsior. Y creo que no debí hacerlo. Sabía que mi fantasma había muerto años atrás, así que no sabía qué me iba a encontrar. La casa de mis sueños, de mis pesadillas, al menos exteriormente, sigue prácticamente igual, es decir, hecha una ruina. No sé de quién será ahora, si es que la familia al final consiguió vender aquello tras la muerte de Esther. Pero nadie parecía haber hecho nada. No pude entrar como las otras veces, pero casi preferí no hacerlo. Recordaba la ruina llena de lluvia y de muebles preciosos, las paredes enteladas, los baños, el cuartito del torreón…, y no quería entrar y no encontrar nada de todo eso.
El jardín de Villa Excélsior, que da nombre a este blog y que yo no conocí en sus buenos tiempos, no existía en absoluto. Los grandes árboles que conservo en mi memoria, los frutales, los bancos, la maleza…, todo ha desaparecido, o casi todo. Sólo vi unas tristes cabras comiéndoselo todo, un caballo famélico que se acercó rápido a la verja de entrada y un triste perrito que ladró tres veces, gruñó un poco más y se tumbó debajo de un carro que alguien había dejado allí.

(La foto utilizada es de Ura2006)

VIDEO VILLA EXCELSIOR 1990-1991:

Videos de 2011:

Villa Excélsior 2011 parte 1

Villa Excélsior 2011 parte 2

Mucha más información, comentarios y fotos sobre Villa Excélsior en las entradas siguientes y en los enlaces (“Más Villa Excélsior”).

No dejéis de leer los comentarios a cada entrada.

GRANELL

Federico-Granell-villa-excelsior-2014

Gracias a Ramón me entero de que en la galería Utopía Parkway (C/ Reina, 11 – Madrid) está exponiendo Federico Granell una colección llamada “Los últimos veranos” en la que hay dos cuadros que tienen a la villa como tema. Os dejo imágenes de ambos, la foto que me envía Ramón (gracias mil veces) con la reseña que apareció en El Comercio, el enlace a la página web de Utopía y otro a un vídeo sobre la exposición y el autor. Por cierto, mi cumpleaños ha sido hace nada.

Federico Granell Villa-Excesior-interior-2014

Federico-Granell-villa-excelsior-comercio

http://www.galeriautopiaparkway.com/home/

http://www.rtpa.es/sociedad:El-pintor-cangues-Federico-Granell-expone-de-nuevo-en-Madrid_111430141998.html

HOTEL VILLA EXCELSIOR

LNE_25.04.15

Me avisa Aurora de que La Nueva España ha publicado esto hoy mismo.
No sé si Villa Excélsior es lo que necesita Valdés y Luarca para salir de la crisis, como afirma tan optimista el concejal. Lo que espero es que los propietarios del nuevo hotel nos compensen con unas cuantas noches gratuitas por la enorme publicidad que les hemos hecho durante estos últimos seis o siete años. Y como Rakel se ha pedido la suite del torreón, yo me pido la de la ventana misteriosa, a ver si me reencuentro con algún fantasma. Besos a todos.
(El enlace al artículo: http://www.lne.es/occidente/2015/04/25/empresa-proyecta-hotel-villa-excelsior/1746690.html)

RONDA IBERIA ABRIL 2015

JGL_Iberia

A pesar de la cara de ataque gastrointestinal y de los errores (no nací en el 67, el blog no comenzó en 1998 sino en 2008 y, sobre todo, nunca dije esa frase tremenda: “…lo que yo querría sería comprar este sitio y vivir aquí”), es un placer comunicar a todo el mundo que la revista Ronda de Iberia (la que dan en los aviones) ha hecho un reportaje, “Tras la huella de los indianos”, en su número de Abril, para el que nos llamaron a Marta Llavona, Roberto Urruticoechea (del blog “Casonas de indianos”) y a mí. Marta y Roberto fueron más afortunados porque pudieron acceder a sus respectivas casonas (La Javariega y la Quinta Guadalupe) e igual hasta se tomaron un café. A mí me quedó el viento, la lluvia y el frío que parecen rodear siempre mis visitas a Villa Excélsior. Menos mal que me acompañaron Ascen, Roberto y Mariam (que es como la choferesa negra de Cela pero blanca y mucho más entretenida). También pude ver a Aurora unos minutos, le envío un beso fuerte desde aquí.

Cualquier cosa que mueva y remueva el tema de la villa me parece importante, y esta es una revista que ojea o lee muchísima gente, así que ahí estamos. Dar las gracias a Beatriz González Aranda, Elsa Fernández Santos y Luis de las Alas por su trabajo y su interés. Y a Enrique Martínez Luna por sus preciosas fotos: siento mucho que hayan publicado solo una y a un tamaño tan pequeño. Te debo una copa.

Este es el enlace al reportaje completo:

http://www.ink-live.com/emagazines/ronda/1892/april-2015/#56 Y estas las partes de Roberto y Marta: Roberto Llavona

NAT

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Nat me envía estas fotos que ha hecho hace nada. Creo que es su primera visita a Villa Excélsior y, por lo que cuenta, aquello era un poco parque temático. Tampoco pudo entrar. Me dice: “…estuve hace unos días por allí, imagino que la cantidad de gente alrededor era debido a la semana santa y no me atreví a saltar ningún muro, también que estaba mi novio y es policía así que no me deja cometer ilegalidades en su presencia, jejejej. La casa está en estado penoso no, lo siguiente, aunque eso ya lo sabes, y encima se oían ventanas dar golpes por el viento y todo el rato tuve ganas de entrar a cerrarlas para que no se rompiese lo poco que queda. El rato que pasé por allí fuera me estuvo vigilando una señora mayor sin quitarme ojo, imagino que ya debe conocer las intenciones de los que la merodeamos que no es otra que la de entrar. El jardín por lo que vi lo deben hacer cortado algo pero debe hacer mucho que nadie va…”
Creo que a muchos nos haría falta un novio poli como el de Nat… (para no hacer tonterías, Mariam, que te conozco)
Gracias por las fotos, Nat, y hasta cuando quieras.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

BUENAVENTURA

Lea Pontain me envía un enlace a este libro que desconozco y que, una vez más, tiene a Villa Excélsior (desfigurada, eso sí) en su portada. Aunque he de decir que, en mi opinión, el diseño te quita las ganas de leerlo…

ENDIKA BIS

Endika2015 (7)

En marzo de 2013 colgué unas preciosas fotos de Enrique (ENDIKA) y escribí un texto del que ahora, casi dos años después, podría repetir todas y cada una de las palabras. O casi. Porque las que escribí con más intención fueron, una vez más, una estupidez.
Ayer, gracias a Mariam, vi estas fotos que Enrique hizo en marzo de 2014, tan bonitas como las del año anterior, y que cuelgo aquí sin pedirle, esta vez, permiso.
También recomiendo muy mucho visitar su página en flickr:
https://www.flickr.com/photos/endika2003/

 Endika2015 (6) Endika2015 (3) Endika2015 (5) Endika2015 (4) Endika2015 (1)

CAP ARCONA

1280px-Cap_Arcona

Algo que he aprendido a través del documento que os traigo hoy es el nombre del buque en el que parece ser murió Manuel Méndez de Andés, el famoso “Cap Arcona”. Para los que no conozcáis la historia de este barco, leeros la Wiki porque merece la pena: http://es.wikipedia.org/wiki/Cap_Arcona_(1927)

Nunca he sido un experto en la biografía de los Méndez de Andés, ni he tenido un interés excesivo, la verdad, salvo en aquello que concernía a la casa. Y ni tan siquiera: ya he dicho aquí varias veces que es la casa en sí mi motivo principal y, en todo caso, Esther de rebote. Por haberla conocido y por haberme fascinado con sus historias. Pero no conozco bien ni la biografía del padre, ni la del tío, ni qué fue exactamente de todo el mundo ni nada. Solo me hubiese gustado mucho charlar con Tarsila, que espero siga viva, pero no he tenido esa oportunidad.
Dicho todo esto, os cuelgo esto que me ha hecho llegar Ramón y que me parece muy interesante porque desconocía casi todo lo que en él aparece.
En resumen, estos 4 folios son lo que queda de lo que parece ser una demanda que interpone el abogado de Tarsila madre, en nombre de esta y de sus hijas María Rosa y Tarsila, contra un tal Fernando Sanjurjo que, parece ser, compró a Manuel Méndez de Andés el 50% del negocio de los cigarrillos.
La demanda es para reclamar el 50% de los beneficios de la sociedad tras la muerte de MMdeAndés, a lo que el tal Sanjurjo parece negarse.
Todo lo que sé de Sanjurjo es lo que aquí aparece y lo que he visto en internet: era el fundador de Manufacturas Condal, que hacían telas y… cigarrillos.
Preguntas: ¿En qué quedaría todo esto? ¿Por qué el resto de los hijos no aparece en la demanda? ¿Era MMdeAndés un jugador empedernido como parece ser insinúa Sanjurjo y aparece en algún sitio de internet?

Como es un coñazo leerse los folios originales, os los transcribo.
Mil gracias de nuevo, Ramón.

carta1 carta2 carta3 carta4

…durante los años 1929 y 1930, no hubo un día ni una hora, fuera de las de descanso, que Méndez de Andés no aprovechara en favor del incremento de esa venta a él confiada. Su decisión fue tanta que su salud comenzó a resentirse seriamente a punto de enfermar de la dolencia que determinó su muerte. Entre todos sus amigos y conocidos, que eran legión, es público y notorio que tanta preocupación por sus cigarrillos lo mató. ¡Ironías de la vida! El éxito que tanto tiempo y con tanta constancia persiguió acabó costándole la vida cuando ya lo tenía asegurado! Y digo asegurado porque si bien según el contrato solo podía percibir mensualmente 300 $ a cuenta de utilidades, sabía perfectamente cuántas eran las grandes ganancias que se obtenían y cuánto lo que a él correspondía en la sociedad, a razón del 50% de las mismas.
Mientras Méndez de Andés cumplía de ese modo sus obligaciones de socio, Sanjurjo, por su parte, cumplía las suyas como capitalista y financiador. Pero me interesa hacer resaltar que siempre tuvo de cumplir estrictamente el contrato hasta poco antes de fallecer su socio. Es la que se refiere a su obligación de entregar mensualmente a Méndez de Andés la suma de 300 $ a cuenta de las ganancias que hubiese y le correspondiesen establecidas en la cláusula 3ª del contrato. Pues bien: Sanjurjo cumplió estrictamente hasta último momento lo estipulado en esa cláusula y no sólo le entregó siempre, sin excepción, mensualmente, esa suma, por intermedio de la Gerencia de la Casa, sino que además se la giró periódicamente también cuando su enfermedad obligó a Méndez de Andés a ir a Córdoba en busca de alivio para su avanzada tisis laríngea. Una de las tantas cartas acompañando las remesas corresponderá a unos meses antes de embarcarse Méndez de Andés para España, en cuyo viaje, durante la travesía, murió. Dice textualmente:

FERNANDO SANJURJO
Alsina 1000
Buenos Aires Febrero 10(?) de 1931

Sr. MANUEL MENDEZ DE ANDES
Mar del Plata

Muy señor mío:
Tengo el agrado de remitirle adjunto un giro nº 188043/36 extendido a su orden y C/ el Banco español del Río de la Plata, por valor de 300 $, cuyo importe se servirá hacer efectivo.
Con tal motivo quedo de Vd. atento y ss.
FERNANDO SANJURJO . CARLOS SANJURJO

Finalmente, debo agregar como otro antecedente digno de mención que cuando en mayo de ese mismo año anterior, se disponía a embarcarse para ir a su patria a recuperar la salud perdida (y más seguramente a morir en ella al lado de los suyos) no pudiendo conseguir de su socio una suma de dinero apreciable a cuenta de las grandes utilidades habidas en la sociedad durante los 3 años y pico que duró, se vio obligado a recurrir a los buenos oficios de algunos amigos comunes y de este modo consiguió le entregase Sanjurjo un giro por valor de unos cuantos miles de pesetas a nombre de doña Tarsila Blanco de Méndez de Andés, mi mandante.
No le entregó en esa oportunidad todo el capital que por ser su parte de utilidades de correspondía en la sociedad a razón del 50% de las mismas, según cláusula 5ª del contrato porque, según sus textuales palabras, “TEMIA QUE MENDEZ DE ANDES SE JUGASE EN EL VAPOR “CAP ARCONA” TODA SU FORTUNA.
Como vemos, Sanjurjo prefería “guardarle” a su socio las ganancias que justamente le correspondían. Y tan celosamente las sigue guardando que ese exceso de celo es, precisamente, el justificante de esta demanda por rendición de cuentas, dado que han resultado inútiles cuantas gestiones privadas se han hecho en distintas oportunidades –durante un año y medio- ya directamente por mis mandantes o por mediación de amigos comunes, para conseguir que este rinda cuenta y liquide las utilidades de la sociedad desde el día 1º de abril de 1928, fecha del contrato, hasta el 21 de junio de 1931, fecha del fallecimiento de Méndez de Andés, o sea, durante un año, 1 mes y 21 días, formó con éste para la explotación de cigarrillos.

Fundo mi derecho, en primer término, en las transcriptas cláusulas del contrato social, primera ley entre las partes, y en segundo término en las disposiciones del Cód. de Comercio referentes a las sociedades de capital e industria (artículos 383 a 391) y a las sociedades accidentales o en participación (art. 395 a 402) y sus concordantes, así como también en las disposiciones del citado Código sobre las sociedades en general, especialmente en lo dispuesto por los art. 297 y 298 y sus correspondientes del Código Civil.
La sociedad base de esta acción participa de esos dos caracteres: como de capital e industria su prueba la constituye el contrato transcripto; como accidental o en participación no requiere ni la existencia de contrato. Los elementos que he citado constituyen por si solos una sociedad y esta “puede ser probada por todos los medios de prueba admitidos para los contratos comerciales”.

Por lo que antecede, de V. S. solicito:
1º.- Me tenga por presentado y por parte en mérito el poder acompañado y por constituido el domicilio legal
2º.- Por acompañada la partida de defunción de Manuel Méndez de Andés, la de matrimonio del mismo con mi mandante doña Tarsila Blanco de Méndez de Andés y las de nacimiento de mis mandantes doña María Rosa Méndez de Andés y Blanco y doña Tarsila Méndez de Andés y Blanco.
3º.- Dar traslado de la presente demanda por el término de ley
4º.- Se declare en su oportunidad ampliamente probada la existencia de la sociedad base de esa demanda y que Fer-….

Y hasta ahí.

Cap-Arcona  Das-gekenterte-Schiff  Cigarrillos_Condal_jpg_1253367666

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 99 seguidores